EDUARDO LÓPEZ BETANCOURT:“Los sentimientos de un guerrerense ilustre

Amables lectores, quiero iniciar este articulo con un cuento que nos motivará seguramente a la reflexión:

“Era un venerable maestro. En sus ojos habia un reconfortante destello de paz permanente. Solo tenía un discipulo. Al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se habia teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discipulo y le ordenó:

     -Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez alli, con toda la fuerza de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos.

     El discipulo caminó hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró la apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos. Después regreso junto a su maestro.

  • Qué te respondieron los muertos? –pregunto el maestro.
  • Nada dijeron.
  • En ese caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda suerte  de insultos a los muertos.
  • El discípulo regresó hasta el siliente cementerio. A pleno pulmón, comenzó soltar toda clase de improperios contra los muertos. Despues de unos minutos, volvió junto al maestro, que le pregunto al instante:
  • Qué te han respondido los muertos?
  • De nuevo nada dijeron – repuso el discípulo. Y El maestro concluyo:
  • Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros.

El maestro dice: Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar, y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros.

Despues de haber leido este pasaje la pregunta obligada es si el Dr. López Betancourt es el maestro o es el alumno,  yo creo que en diferentes espacios de tiempo a sido las dos cosas, seguramente en el transitar de su juventud, Eduardo fue un alumno por demás destacado, con un corazón aventurero, buscador insaciable del conocimiento y un escucha voraz de la sabiduria de quienes lo formaron, hoy es el maestro, es el guia, se convirtio en un aristocrata de la inteligencia, inteligencia acumulada día a día, libro a libro, leido o creado, el andar por un sendero de excelencia le a permitido acumular no títulos nobiliarios, pero sí un extenso número de reconocimientos y homenajes dentro y fuera del pais, la mayoria de ellos en el contexto de la academia y la ciencia, este gran esfuerzo, sacrifico y perseverancia le permitieron al Dr. Eduardo López Betancourt ser recipiendario de la PRESEA SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN, este hecho se traduce en que el Dr. López Betancourt a sido aceptado en un acto solemne, como miembro de un destacado y selecto grupo de hombres y mujeres guerrerenses que por su trayectoria profesional y de vida honorable,  se han hecho acreedores a la más alta distinción que otorga el Congreso del Estado de Guerrero.

En relación al mensaje del cuento, podemos asegurar que el Dr. Eduardo López Betancourt es un hombre culto y digno, los insultos y descalificaciones son contestados con altura y categoria, los halagos los recibe con una gran humildad, su trato fino y cortés describen los grandes valores con que a sido forjado a través de la vida.

En el GRUPO ACA nos sentimos muy orgullosos de su acompañamiento, engalana a esta honorable asociación que por más de 50 años participa en las tareas de una sociedad cada vez más demandante, las aportaciones del Dr. López Betancourt dan luz y obligan siempre a la reflexión, pero sobre todo abraza los anhelos de sus paisanos guerrerenses y comparte con ellos su propia visión, los sentimientos de IGUALDAD, LIBERTAD y JUSTICIA no son ajenos al Dr. López Betancourt, más bien marcan en todo momento la ruta de su andar, es el hombre que sueña y construye al mismo tiempo, es quien en todo momento tiene un oido para escuchar y una mano para apoyar, muchas felicidades Dr. Eduardo López Betancourt, quienes le conocemos y apreciamos hacemos nuestro este reconocimiento y nos da una vez más un motivo de orgullo y alegria, enhorabuena.

P.D. En el horizonte se ve al “hermano menor”, siguiendo los pasos del     maestro.

Total Page Visits: 213
Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *