6 de junio 2021 “Una nueva oportunidad”.

Estamos siendo testigos como la humanidad está luchando por sobrevivir a una pandemia de salud que ha cobrado la vida de más de dos millones de personas, y como consecuencia también pasa factura a la actividad económica en cada rincón del planeta en mayor o en menor proporción. Las estadísticas que se mueven al alza son muertes, cierre de empresas y desempleo por citar algunas, enfrente una sola que resume toda esta catástrofe y que por desgracia va en caída libre el PIB, pareciera que el tiempo se detuvo y los aviones que deberían estar en el aire permanecen en tierra y los grandes trasatlánticos que deberían estar en el mar permanecen anclados, tan anclados como se encuentra la economía mundial.

Las personas mayores amenazadas de muerte ante tan poderoso enemigo y las nuevas generaciones con un futuro incierto, pareciera que se ha llegado al final de un camino que en sus últimos tramos se vuelve más obscuro en esta combinación fatal. En medio de este holocausto hay una clase política mexicana que lucha y se aferra para llegar o mantenerse vivo y vigente en ese círculo de poder tan ambicionado por los que lo buscan y tan despreciado y criticado por quienes lo sufren, dentro de los primeros mencionados se han anotado los que ven en el ejercicio público una manera de vivir y para muchos de ellos no implica ningún compromiso social a quien le entrego su confianza, también los que no tienen experiencia ni idea de lo que es una actividad que requiere de mucho compromiso y sacrificio cuando se quieren hacer bien las cosas, quizás tengas buenas intenciones, pero en estos tiempos usted estará de acuerdo que con las ganas no es suficiente, Y también están los que poseen la experiencia, la capacidad y el anhelo de servir y de servir bien, ojala muchos de estos sean los que lleguen a ese lugar donde se toman las decisiones importantes tanto para la más humilde comunidad como para un nación entera. Pero el problema más grande sea el que precisamente sigamos siendo testigos mudos de los acontecimientos, hoy debemos de participar, con una acción inteligente que nos permita llegar con las mejores herramientas a la hora de votar, esa herramienta se llama información, no es necesario salir a campañas a ras de piso, ni enfocarnos en una pelea mediática por medio de las redes que lo único que produce es la enemistad de seres queridos o amigos entrañables, lo más productivo es conocer los antecedentes y trabajo de cada candidato, independientemente a las empatías por tal o cual partido, hoy en día lo más importante son los resultados, capacidad y honestidad de la persona que se postula, la sociedad civil no puede dejarse llevar por una campaña que dista entre lo que se promete y lo que históricamente se hace, el pueblo debe evaluar y no olvidar a fin de razonar su voto, tener claro el nivel de compromiso y resultados de un aspirante, cual es la altura de los sueños que este propaga y vende y cuál es el resultado histórico en su desempeño, la última palabra está del lado del pueblo si este pueblo en realidad es sabio habremos de despertar el 7 de junio de 2021 con energías renovadas para continuar el camino.

Total Page Visits: 844
Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.