El Congreso en sexenios anteriores era un “tianguis” donde se vendía de todo

eonardo Juárez R.

Al no poder aún digerir el fracaso del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en las pasadas elecciones pese haber ganado once gubernaturas de 15 en juego, y no acaparar la mayoría en la Cámara de Diputados, el presidente Andrés Manuel López Obrador, insistió en sus ataques a sexenios anteriores al señalar que el Congreso de Unión en esas administraciones “era un tianguis donde se comerciaba de todo”.

López recalcó, “se comparaban los votos de los legisladores y se repartían moches y no hace mucho, estoy hablando de 5 o 6 años, antes el Congreso era un tianguis ahí se comerciaba todo, se intercambiaban los votos, se compraban los votos. Está demostrado en el caso de las Reformas Estructurales se pagó a los legisladores, no a todos, pero está abierto el juicio de cómo lograron votos para que se aprobara la Reforma Energética”.

Refirió, el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin en su declaración ante la Fiscalía General de la República (FGR) refirió que se entregaban sobornos a diputados y senadores para que se aprobara la reforma energética en el gobierno de Enrique Peña Nieto impulso, “y eso es una parte porque había partidas de moches”.

Indicó, cada vez que se iba a aprobar el Presupuesto repartían y “maiceaban” a los legisladores o de los estados, de las regiones, traían comida y bebida para agraciar a los diputados, para agraciarlos, y obtener los votos.

Asimismo,  previo al inicio en septiembre de la LXV Legislatura del Congreso de la Unión, manifestó que no se le prohíbe a ningún legislador cambiarse de partido político ni de bancada, pero debe anteponer el interés de México.  “Los legisladores son libres, no se les puede prohibir que cambien, pero lo recomendable es que actúen de manera consecuente a lo que ofrecieron durante la campaña, que se mantengan fieles al pueblo, inclusive que pongan por delante el interés del pueblo, de la Nación, por muy legítimos que sean sus intereses personales y partidistas”.

Apuntó, la cuestión se planteó porque en la legislatura que está por concluir varios de los diputados que llegaron a San Lázaro postulados por el Partido del Trabajo declinaron y se incorporaron a Morena, lo cual le permitió a esa bancada conformarse por 256 legisladores, por lo que por sí solo tenía la mayoría simple.

Recordó que varios legisladores recibían “moches” a cambio de pelear y aprobar el presupuesto para sus distritos y estados. A cada uno le asignaban 20 millones de pesos para apoyar su distrito.

Recordó, “hace cinco o seis años, a cada diputado le asignaban un presupuesto para que lo repartiera, entonces eran moches, eso ya no se da desde que inició el nuevo gobierno. Los diputados que están por terminar no llevaron a cabo esa práctica, se acabó”.

Añadió, los antiguos diputados “adaptaron” la constitución para saquear al pueblo mexicano a través de reformas conocidas como “estructurales”, impulsadas en el sexenio anterior.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *