EL PODER DE LAS ENCUESTAS, “Espejito espejito dime quien es el (la) más bonito (a)”

Hoy en día muchas de las decisiones sobre todos las que tienen que ver con la política son tomadas en base a las llamadas encuestas, este mecanismo forma parte de una serie de elementos para definir candidaturas de todo nivel, o por lo menos son la pantalla para tomar una decisión que en mucho de los casos ya fue tomada, pero socialmente se vuelve necesario ante la opinión pública decir que el ungido o la ungida la determino un estricto proceso en el cual se le pregunto a la sociedad quien debería de gobernarlo bajo tal o cual color de partido.

EL PODER DE LAS ENCUESTAS “Espejito espejito dime quien es el (la) más bonito (a)”. Pero la misma sociedad tiene sus dudas con respecto a los resultados de las encuestas, sobre todo porque en muchas de ellas no se integran preguntas que deberían ser lógicas para entregar la confianza de un voto, preguntas como:

I.- En su trayectoria profesional y como funcionario si dio resultados positivos a la sociedad?

II.- Considera que si cumplió las promesas de campaña?

III.- Lo (a) califica como una persona que si es honrado (a)?

IV.- Lo recomendaría para un puesto de mayor responsabilidad?

V.- Es una persona que se le conoce por no mentir?

VI.- Etc. Seguramente estas preguntas no son muy comunes que las integren en las encuestas para valorar si una persona tiene las cualidades para gobernar, hacer leyes o impartir justicia, ¿cuáles son entonces las preguntas que ese instrumento “democrático” llamado encuesta realiza en su ejercicio? Seguramente son preguntas que visten un traje a la medida a quien promueve o paga estas encuestas, entonces qué caso tiene contestar preguntas que no van ayudar en nada para seleccionar a una persona íntegra y capaz, qué sentido tiene hacerle caso a un bombardeo de “encuestas” en donde quien la presenta siempre tiene la ventaja, que valor tienen estas encuestas si en ninguna de ellas se colocó por lo menos dos o tres preguntas que colocamos como ejemplo al principio (honrado, capaz, no miente, da resultados, transparente, etc.).

Hoy en día hay gobernantes que se colocan frente a un espejo y le preguntan quién es el más bonito, el espejo seguramente ante la promesa de una recompensa le contesta a quien tiene en frente que es él o ella el más bonito o la más bonita, no importa que para ello el personaje en mención se tenga que parar encima de una ciudad desordenada, sucia, insegura, sin agua pero con más impuestos, eso no importa porque ese espejo llamado “encuesta” le ha dicho que no hay en este planeta o galaxia, alguien que sea superior.

Estimados conciudadanos hemos entrado a la etapa de campañas, el espacio de tiempo que muchos habrán de vender promesas y mentiras, de nuestra parte nos queda la decisión de no ser la caja de resonancia de los espejitos aduladores, nuestra responsabilidad es la de escoger a quien consideremos que no habrá de robarle el futuro a nuestros hijos con engaños, debemos decidir con la mayor objetividad posible, lo que se juega en estas elecciones marcará el destino de nuestros país, pero sobre todo el destino final de los que sobrevivamos a esta terrible pandemia, pensemos, pensemos muy bien en manos de quien habremos de poner los logros que hemos construido a lo largo de nuestra vida.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *