Yoga para prevenir el cáncer de mama – Encuentro de Yoga 2020

En el milenio pasado, enfermedades como el cáncer de mama eran mucho menos frecuentes que hoy en día.
¿Qué hemos hecho como mujeres, que ahora somos víctimas de este tipo de enfermedades?
Hay muchas explicaciones, unas más científicas que otras, pero creo que en nuestro papel de “súper mujeres” muchas veces nos olvidamos de recordar y hacer caso a nuestra naturaleza receptiva. De propiciar espacios para nosotras mismas en donde seamos capaces de reciclar nuestras emociones porque también nos exigimos y nos juzgamos demasiado.
Aceptemos la vida como es con todos sus cambios. Reconozcamos que somos más que nuestro cuerpo físico, no hagamos a un lado nuestras emociones. Cada situación que no nos gusta y que evadimos yéndonos
de compras o haciendo cualquier otra cosa, es una emoción que se va quedando atorada en algún tejido del cuerpo.
Es fundamental escuchar cómo reacciona nuestro cuerpo, qué sentimos en cada situación de la vida, aprender a dejarlo ir y fluir con lo que la vida nos va presentando. No nos olvidemos de respirar, de vivir de forma más ligera y suelta.
Cuando respiramos profundamente, se limpian los tejidos y todos los sistemas de nuestro organismo. Es fundamental aprender el arte de respirar suave, profundo y de llevar el oxígeno a todas las partes de nuestro
cuerpo. Por último, hay que reír lo más que podamos y cuando nos sea posible, ¡brinca!, esto estimulará el sistema linfático.
Diversas investigaciones se han enfocado en cuales son las acciones que podemos hacer para disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama, y entre ellas está la práctica de yoga.
Ya que puede contribuir a la regulación del sistema endocrino equilibrando las hormonas, también pacifica las glándulas suprarrenales y otros componentes del sistema nervioso simpático, el cual se dedica a la respuesta de lucha o huida, esto estimula el sistema nervioso arasimpático, actuando sobre el estrés.
También fortalece el sistema inmunológico, especialmente porque estimula el flujo linfático.
Además, el yoga es una forma de vida que debería ir acompañada de la práctica de una filosofía pacífica de no dañar a otros, incluidos nosotros mismos, para así crear una relación sana con nuestro cuerpo y con el mundo que nos rodea.

Si estamos dispuestos a hacer un verdadero esfuerzo es muy recomendable hacer también un cambio de dieta donde excluyamos o disminuyamos por lo menos el consumo de productos animales y lácteos, cambiando estos por verduras, frutas y granos.
En este mes de concientización del cáncer de mama, quiero compartirte una breve rutina de yoga que te ayudaran a prevenir este padecimiento y otros muchos más.Setu Bandha Sarvangasana: Acuéstate bocarriba, los brazos a los lados, apoya los pies separados al ancho de las caderas, cerca de los glúteos. Inhala, eleva las caderas tanto como puedas. Exhala. Si puedes
entrelaza los dedos. Sostén. Regresa lentamente, apoyando la columna vértebra por vértebra. Tip: Relaja los glúteos para liberar la espalda.

3. Viparita Karani: Acuéstate de lado con las piernas paralelas a la pared y las caderas aproximadamente a 5 centímetros de esta. Date la vuelta sobre tu espalda y extiende las piernas en la pared con tus brazos a los
costados durante10 minutos. Tip: Puedes poner mantas o un cojín debajo de tus lumbares y cubrir tus ojosDhanurasana: Acuéstate boca abajo, flexiona las rodillas, lleva los talones lo más cerca posible de los glúteos, toma los tobillos, inhala y lleva los talones lejos de tus nalgas, levantando las rodillas y muslos al
mismo tiempo que el pecho y la cabeza. Tus rodillas no deben separarse más que el ancho de tus caderas.
Tip: Presiona el pubis contra el piso.

4. Balasana o postura del niño: Arrodíllate en el piso. Junta los dedos gordos y siéntate en los talones, separa las rodillas al ancho de tus caderas. Exhala mientras bajas el torso hacia el piso entre tus muslos.
Coloca las manos con las palmas hacia arriba en el piso junto al lado de tu torso. Tip: Deja descansar la frente en el piso o si no llegas, usa una cobija.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *